Search
Close this search box.

Así relatan los testigos el golpe de mala suerte que impidió intentar salvar la vida de un clásico del trail como Pepelu en el Desafío Somiedo

extremesportsweb.com


Domingo, 07 de Julio de 2024

El corredor de montaña madrileño de 62 años acumulaba mucha experiencia por lo que a todos los que le conocían les extrañó desde el principio que hubiera cometido un error grave en una zona que no era especialmente de riesgo

Así relatan los testigos el golpe de mala suerte que impidió intentar salvar la vida de un clásico del trail como Pepelu en el Desafío Somiedo

Pepelu conocía la montaña y sus riesgos pero en el Desafío perdió la vida en un tramo sin demasiado peligro. La causa de su muerte, a falta de la autopsia, parece asociada a un problema de salud que le llevó a precipitarse 100 metros.

José Luis García, más conocido en el mundo del trail running como Pepelu, era un corredor de montaña de esos clásicos que conoce todo el mundo. Era un enamorado de la montaña y era muy habitual verle por las montañas madrileñas haciendo kilómetros sin parar.

[Img #59779]

Era un corredor experto, de los que entiende y quiere a la montaña con pasión, por eso cuando se conoció su identidad como el competidor fallecido el pasado sábado en el Desafío Somiedo los que le conocen no daban crédito a que Pepelu hubiese cometido un error tan grave en una zona que la organización no catalogaba como peligrosa.

Pepelu participaba en la prueba de 48 kilómetros del prestigioso Desafío Somiedo. Llegaba bien preparado y con muchas ganas de disfrutar como siempre de su amada montaña, pero en un momento del recorrido perdió el equilibrio y cayó más de 100 metros a una zona de complicadísimo acceso, por lo que los equipos de salvamento tuvieron que recuperar su cuerpo sin poder utilizar el helicóptero, por loq ue se complicó su rescate.

Algunos corredores le vieron tambaleándose antes de caer

Un corredor de su experiencia había superado miles de veces zonas como esa sin ningún problema por lo que se sospechaba que algo raro tenía que haber ocurrido para que cayese de esa manera. Aunque será la autopsia la que determine la causa del fallecimiento, como recoge el diario gijonés El Comercio,  algunos participantes aseguran que vieron cómo José Luis García se tambaleaba antes de caer, por lo que se considera posible que el corredor sufriera algún tipo de indisposición.

[Img #59780]

Como nos indica Pedro Fernández, entrenador de trail running desde hace dos décadas, “el peligro de la montaña es que si sientes un problema y pierdes el conocimiento ya sea por un golpe de calor, una deshidratación o algo más grave como un infarto no caes sobre una superficie estable como en las carreras de asfalto y eso puede llevar a tener un accidente fatal como ha pasado en muchas ocasiones. Por eso es aún más importante hacerse chequeos habitualmente e hidratarse y comer bien en  pruebas con muchos kilómetros y mucho calor que las que se organizan en estos meses de verano. Siento muchísimo lo que le ha pasado a Pepelu, los que amamos este deporte y la montaña estamos destrozados”.

La organización del trail procedió, tan pronto como tuvo conocimiento del accidente, a neutralizar y cancelar la competición y, a continuación, fletar varios autocares para recoger a los corredores que se encontraban en ruta -los primeros élites habían llegado a la meta antes de conocerse el fatal suceso-, así como establecer puntos de evacuación y organizar rutas de regreso en diferentes pueblos de la zona.

Varios compañeros  del club Ago Team madrileño del que formaba  esta leyenda madrileña de la montaña han dedicado un homenaje a su amigo y compañero:

“En otra era geológica, cuando yo empezaba en esto de correr, ya existían los Locos del Cerro, y Jose Luis, Pepelu, no era ya ningún jovenzuelo. Ni ayer ni hoy Pepelu necesitaba ganar. Porque para él este deporte no era sino la excusa para disfrutar de la compañía de sus amigos y compañeros. Todos los que hemos tenido la suerte de conocerlo lo sabíamos, igual que sabíamos que había pocas personas más generosas que él: siempre dispuesto a echar una mano allí donde hiciera falta. Y siempre dispuesto, en general… Desde luego nuestras montañas serán un lugar un poco más triste sin ti. Descansa en paz, amigo”. Julián.

“José Luis, Pepelu, me han pedido que te dedique unas palabras, no sé ni por dónde empezar, no estábamos preparados para decirte adiós, el destino nos juega una mala pasada y nos obliga a separarnos de tu eterna sonrisa antes de tiempo, no era el momento de irte. La tristeza nos invade a todos, pero no podemos dejarnos llevar por el dolor, debemos recordar al Pepelu de cada día, esa gran persona cargada de energía positiva, tirando del carro con sus historias y anécdotas, siempre alegrando los días grises. Ese Pepelu tan testarudo que, a pesar del sufrimiento, siempre sacaba un plus en la recta final. Siempre dispuesto a compartir, pero sobre todo, siempre dispuesto a competir, por eso, compite allá donde vayas, era tu manera de entender la vida. Te voy a echar mucho de menos amigo, vecino y compañero de fatigas!! Alberto.

“Cuantas veces nos hemos juntado, cuántas veces hemos entrenado, cuántas veces hemos hablado, hemos sonreído y hemos disfrutado. Y ahora que….voy a echar de menos eternamente esos momentos. Te has ido físicamente, pero siempre estarás en el alma de todos tus amigos y compañeros. Siempre serás corredor, siempre serás el primero en ser voluntario, el primero en hacer grupo, el primero en llegar. He disfrutado de tu amistad y siempre recordaré todos los grandes momentos que hemos vivido juntos. Desde aquí y donde estés….eres grande PEPELU”. José Francisco.