Search
Close this search box.

Beatriz Morillo: “Espero que mi participación en la The North Face Transgrancanaria sirva de ejemplo e inspiración para mujeres con cáncer”

El trail es un deporte de superación y Beatriz Morillo, maestra madrileña de 41 años, ha participado en la prueba Marathon de 46 km en The North Face Transgrancanaria tras recuperarse de un cáncer de mama diagnosticado en 2020 como ejemplo de que hay mucha vida a pesar de la enfermedad.

¿Cómo se encuentra actualmente?
Tras haber pasado ya las operaciones, la quimioterapia, la radioterapia, me encuentro tomando un tratamiento hormonal para no recaer, dado que esto es una enfermedad crónica. Estoy bastante bien, recuperada y con fuerza. Durante toda la enfermedad, no he dejado el deporte, y tampoco puedo decir que me haya encontrado muy mal, pero he tenido momentos más duros. Actualmente parece que ya voy viendo la luz después de dos años con el tratamiento hormonal.
Fue atleta profesional en el pasado, ¿pensó en ese momento que se había acabado el deporte?
El atletismo siempre ha sido mi estilo de vida, además de mi deporte favorito y en una etapa de mi vida mi profesión. Desde que me diagnosticaron el cáncer, ha sido también uno de los pilares en los que me he apoyado. En ningún momento he pensado que se iba a acabar, sino, tenía que tomármelo de otra manera, en cada momento ser consciente de mi situación, de cómo estoy, dar lo mejor de mí y lo que mi cuerpo me permitía
Antes de la prueba canaria sólo se dedicaba al asfalto y habías conseguido hitos curiosos como el récord corriendo con el carrito y sus hijos en la media maratón de Laredo en 2019.
Desde mi lesión en el año 2010, que tuve que dejar el alto rendimiento, nunca tiré la toalla, me reinventé un poco y a raíz de ser mamá me puse a correr con mis hijos. Siempre he sido una persona de retos, por eso me propuse correr una media maratón con ellos, más tarde un 10.000 y conseguimos ambos títulos, dos récords Guinness. Mi otro gran récord,
ha sido poder terminar esta The North Face Transgrancanaria, era mi meta de este año, la verdad lo he preparado con mucha ilusión. Parece mentira que ya se haya terminado, porque lo anhelaba tanto y tenía tantas ganas de vivirlo que ha pasado muy rápido, lo he disfrutado mucho y habrá que pensar ahora en el siguiente.
Centrándonos en la The North Face Transgrancanaria, ¿por qué eligió la prueba de los 46 km del Marathon?
Este ha sido mi primer maratón de montaña, porque siempre me habían hablado muy bien de esa prueba. Mi pareja corre ultramaratones y le tiene mucho cariño a estas islas, a su gran prueba, y dado que toda la familia iba a venir e iban a estar aquí, me dio la motivación necesaria para poder hacer aquí mi primer maratón en montaña. Nunca había
hecho un maratón, lo máximo que llegué a correr fueron 21 kilómetros con mis hijos en el carrito, entonces esto para mí eran palabras mayores. Enfrentarme a esa distancia y también los paisajes, me habían hablado muy bien y lo he podido comprobar que tiene unas vistas maravillosas, me encantó el Roque Nublo y llegar a Maspalomas, el ver que te acercas al mar.
Nos vimos en la salida y estaba radiante. Cuéntenos lo mejor de su carrera y también lo peor.
Lo mejor que viví durante la carrera fueron las subidas, porque me gusta mucho ascender, y lo peor, las bajadas, porque todavía no estoy muy entrenada y no tengo mucha destreza. Estoy sorprendida de lo bien que me encontré durante toda la prueba, y decir que el calor fue un poco fatigante y me quemé las piernas con el sol. Me gusté mucho el perfil de la carrera, aunque la bajada desde Tunte, en el km 20, se me hizo difícil por el terreno técnico. Es dura, pero la disfruté muchísimo.
¿Cómo ha conciliado entrenamientos con el trabajo y familia?
Cuando me propuse el reto de la The North Face Transgrancanaria, nunca pensé en un tiempo, una marca, sino que mi objetivo era llegar a la meta. Me he sorprendido, al final hice 7 horas con 9 minutos, para mucha gente será una marca muy lenta, pero para mí es el mero hecho de terminarla bien como la terminé, sin apenas preparación porque en
diciembre sufrí una caída en una carrera previa de trail y tampoco he tenido la oportunidad de entrenar mucho después. Además de la dureza de prepararla aquí en Madrid, con el frío, el hielo o la nieve, no he tenido la oportunidad de ir a la montaña estos últimos meses… Estoy muy satisfecha. En el tema de la conciliación con los niños, hemos hecho un poco de running en la nieve con ellos en trineo, fue divertido, curioso, pero sí que no podíamos correr tanto al llevarles, era más hacer algunas tiradas con ellos con el carrito por la nieve, subiendo a Peñalara desde Cotos, tirando del trineo y entrenando la fuerza… No he trabajado mucho lo que es alta montaña, tengo que decir que me ha sorprendido el  desnivel y para ser un maratón no he notado mucho que sea muy agresivo, ni muy duro y creo que repetiré.
¿Alguna sorpresa en la Transgrancanaria?
Lo que más me ha sorprendido ha sido la organización, para 4.100 participantes escuché que había 400 voluntarios en torno a todas las 5 pruebas con distancias distintas que se realizan en los cuatro días, me parece impresionante lo bien coordinados que están. En cuanto a los paisajes, me ha parecido impresionante. Subir al Roque Nublo me ha gustado mucho, correr por la roca volcánica, terrenos muy diferentes a la vez que paisajes muy variopintos que me han gustado muchísimo. Es una carrera que engloba todo: belleza, una buena organización y un ambiente festivo.
¿Cree que su participación en este evento ayuda de alguna manera a la lucha contra el cáncer?
Espero que mi participación en la The North Face Transgrancanaria de 2024 sirva de ejemplo, de esperanza y de inspiración para mujeres que están en mi misma situación, que se lancen y se animen a hacer deporte y a cumplir sus sueños, el mío era hacer un maratón en montaña, he podido cumplirlo después del cáncer, creo que hay que luchar por lo que amas. Siempre que hago un reto de este tipo intento ayudar, por ejemplo el pasado verano con mi pareja hemos recorrido el Camino de Santiago contra el cáncer. Desde Tui hasta Santiago de Compostela, en 42 horas, el objetivo era hacer esos 120 km en menos de 48 horas. Recaudamos fondos con la Asociación Española Contra el Cáncer, para mí fue muy gratificante el poder aportar mi granito de arena para la investigación y siempre que puedo intento colaborar por el tipo de cáncer que he tenido.
¿Y en la Transgrancanaria ha hecho alguna acción?
Durante mi enfermedad, junto a mi pareja creamos el proyecto Wefitcancer, que era una manera de animar a las mujeres a ponerse en forma en todo momento, a través del entrenamiento funcional, que es muy importante porque durante los tratamientos se pierde mucha masa muscular y el trabajar la fuerza es primordial en esta circunstancia. La
montaña, donde también trabajas la fuerza, es muy importante para las pacientes oncológicas, y aunque solo sea hacer trekking, caminar, no hace falta correr. Dar un paseo o hacer senderismo, les viene muy bien porque al estar en contacto con la naturaleza, el tener que subir cuestas y fortalecer la musculatura. Si estás en forma, estás fuerte, tu sistema inmunológico se fortalece, estás al aire libre, todo esto te beneficia. En este sentido la organización de The North Face Transgrancanaria se han portado muy bien conmigo, me han cuidado y han difundido mi historia para que llegue a muchas mujeres y otros pacientes oncológicos que también la habrán conocido y espero que les haya dado una motivación
extra a seguir luchando, seguir cumpliendo sueños y luchar contra el cáncer conjuntamente.