Search
Close this search box.

El Everest cierra la temporada con la mitad de muertes y menos escaladores que en 2023

Seis alpinistas murieron en el Everest y otros tres desaparecieron y se les da por fallecidos durante la temporada de escalada de primavera concluida este jueves, afirmó una fuente oficial, en una notable disminución frente al récord del año pasado.

El director del Departamento de Turismo de Nepal, Rakesh Gurung, subrayó a EFE que la mitad de escaladores murieron este año en comparación con los 17 registrados en 2023.

Entre los fallecidos se encuentran dos escaladores procedentes de Mongolia que escalaron la montaña sin oxígeno adicional ni guías, y desaparecieron el pasado 13 de mayo. Ambos fueron encontrados sin vida cuatro días después.

El alpinista rumano Gabriel Viorel Tabara, el keniano Cheruiyot Kirui, los nepalíes Nawang Sherpa y Binod Babu Bastakoti fallecieron o desaparecieron en diferentes partes de la montaña, mientras que el indio Banshi Lal fue rescatado del campamento más avanzado pero falleció mientras recibía tratamiento en Katmandú.

Por otra parte, el escalador británico Daniel Paul Paterson y el guía Pastenji desaparecieron en la conocida como ‘zona de la muerte’, por encima de los 8.000 metros donde el oxígeno escasea.

La temporada, considerada como el periodo de tiempo más propicio para coronar el pico de 8.848 metros, vio no obstante un número menor de escaladores que el año anterior, en medio de la inquietud por la masificación del Everest.

Gurung señaló que el Gobierno nepalí entregó 421 permisos para alcanzar el pico más alto del planeta frente a los 479 del año anterior.

Entre los récords alcanzados en la temporada de primavera está el logro del alpinista nepalí Kami Rita Sherpa, que coronó el Everest por trigésima vez la semana pasada, o la nepalí Phunjo Lama, que se convirtió en la mujer más rápida en escalar la montaña con 14 horas y 31 minutos de ascensión.

Casi 9.000 alpinistas han escalado el Everest desde el lado de Nepal desde que Tenzing Norgay Sherpa y el neozelandés Edmund Hillary pusieron el pie por primera vez en la cima del pico más alto del mundo en 1953.