Search
Close this search box.

Kilian Jornet explica su mejora física con 36 años gracias a un radical cambio nutriciónal “tras muchos años compitiendo horas sin comer nada o haciéndolo solo si había un bajón “

extremesportsweb.com


Sábado, 25 de Mayo de 2024

El mito del trail buscará este fin de semana su 11 victoria en 12 participaciones en la legendaria Zegama-Aizkorri con un extra de energía tras entender la importancia del uso de los carbohidratos

Kilian Jornet explica su mejora física con 36 años gracias a un radical cambio nutriciónal “tras muchos años compitiendo horas sin comer nada o haciéndolo solo si había un bajón “

La leyenda de las carreras de montaña quiere mostrar en la Zegama-Aizkorri su mejora física tras introducir cambios clave en la nutrición desde hace unos años.

Kilian Jornet acude a la mítica Zegama-Aizkorri para seguir acrecentando su leyenda en una carrera que considera como su casa. Ha participado en 11 ocasiones y ha ganado en 10. En esta ocasión cree que hay más competencia que nunca pero se siente con confianza plena gracias a cambios que ha introducido en su preparación y que le han llevado a correr con más energía.

“Nunca diré que soy imbatible porque nunca se sabe lo que puede pasar en una carrera. Sin embargo, es cierto que me noto más fuerte que hace unos años, tengo plena confianza y me siento en buena forma, así que… ¿a ver qué pasa en Zegama?”, indica la leyenda de las carreras de montaña“.

[Img #59460]

El mito del trail recuerda las barbaridades que hacía con la nutrición y que ya ha eliminado por completo: “Reconozco que durante muchos años en mi carrera le daba muy, pero cada vez más. Recuerdo una vez en el Giir di Mont que me olvidé de poner el despertador y me desperté 30′ antes de la salida, me cambié y comí un gel y fui a la salida, ¡allí me di cuenta de que me había dejado los geles para la carrera! En general nunca comía entrenando y en carreras comía cuando tenía hambre o notaba el bajón, quizás 1 gel cada hora u hora y media”.

 

Kilian Jornet se siente renovado con 36 años gracias a un cambio radical en la nutrición que le ha dado una nueva visión de la competición: “Compitiendo y entrenando me olvidaba de comer, pero empecé a dar importancia a como buscar una buena relación con la comida y hace unos años, a partir de pautas que vi en maratonianos y a raíz del estudio de mi nutricionista Aitor Viribay y su grupo empecé a probar a comer más durante algunos entrenos y en las carreras, y noté que los niveles de energía son mucho más estables durante todo el tiempo”.

“En los entrenamientos largos a ritmo bajo no llevo comida”

Su relación con los carbohiratos ha mejorado y ha encontrado una manera de exprimir aún más su potencial físico combinándolo con entrenamientos en ayunas o con muy poca carga nutricional: “Creo que hay dos cosas: una, el entrenar bajo en hidratos para entrenar el metabolismo a esta situación, pues puede ser que en una ascensión o un reto largo estés 20h sin poder comer y necesitando energía, y si tu cuerpo es capaz y está acostumbrado a esto pues lo veo como una gran herramienta de seguridad. En general, en todos lo entrenos que hago en montaña largos a ritmos bajos y medios no llevo comida, esto pueden ser salidas de 5 o 10h. Por otro lado, para rendir rápido hay que ser capaz de procesar los hidratos bien y para ello hay que entrenarlo, es por esto que en los entrenos más medio-rápido llevo comida. Por ejemplo, puedo intentar comer antes de salir a entrenar y luego tomar un gel cada hora o cada 40′. En carreras vas a tener avituallamientos cada poco y no existe el problema de seguridad de la alta montaña, y es por esto que hay que entrenarse nutricionalmente para en carrera ser capaz de absorber el máximo de hidratos de carbono sin tener molestias”.

[Img #59461]

Volumen, esa es la clave para Kilian Jornet para seguir riendiendo al más alto nivel: “A ver, a mí me gusta mucho el volumen, no porque crea que sea necesario para mejorar el rendimiento, sino porque mentalmente necesito pasar muchas horas en el monte para estar bien psicológicamente. Pero también soy un defensor de que hay que hacer volumen, por lo menos un 80% del entreno debe ser a ritmos bajos, esto es necesario para las capacidades cardiovasculares, el VO2max, las adaptaciones mecánicas y musculares y, para la técnica, sobre todo hablando de deportes como el skimo o las carreras por montaña donde hay una parte técnica (hacer vueltas maría, saber interpretar la nieve o el juego de tobillo para poner el pie como quieres en la nieve esquiando o el pie corriendo dependiendo del tipo de terreno…) y para esto hacen falta horas. Luego, una vez tenemos esto, ya no es tan necesario, y creo que después va por gustos, posibilidades o adaptaciones individuales. Una vez tenemos la base hay que poner la velocidad y esto es con HIIT y lo que se conoce como tempo, que nos va a permitir ir más rápido. En una semana típica en periodo específico, por ejemplo, meto 1-2 días tempo, y 2 días de HIIT. Respecto al entrenamiento de la fuerza, soy muy perezoso, no me gusta nada y solo hago un poco para el core o prevenir lesiones y, como no lo he necesitado de momento he preferido usar este tiempo para hacer una subida más durante el entreno por ejemplo”.

Grandes entrenamientos y una mejora de la nutrición que espera que tengan un gran impacto este fin de semana en su adorada Zegama-Aizkorri: “Zegama es mi casa, una carrera a la que siempre vuelvo porque me encanta. ¡Siempre he dicho que “Zegama es Zegama”! Es complicado expresarlo en palabras más precisas. Pero el ambiente, el terreno, el barro, la organización… son como pasar tiempo en familia. ¡Me encanta todo lo relacionado con esta carrera! Cada año el nivel en Zegama es una locura e incluso tengo la impresión de que es cada vez más impresionante. Creo que este año algunos corredores están especialmente en forma como mi compañero de equipo Elhousine Elazzaoui o Manu Merillas, que se conoce muy bien el terreno y aquí es muy fuerte. De cualquier manera, Zegama es un evento tan importante que sabemos que todos darán lo mejor de sí”.