Search
Close this search box.

Kipchoge atiza a los que se pasan de listos criticando “a alguien por acabar un maratón en 6, 7 u 8 horas cuando tiene el mismo mérito o más que quien lo hace en dos horas “

extremesportsweb.com


Sábado, 01 de Junio de 2024

El mítico atleta keniata se posiciona con claridad en el debate entre corredores rápidos y lentos con un argumento demoledor que deja en muy mal lugar a los que restan valor a ciertos finishers

Kipchoge atiza a los que se pasan de listos criticando “a alguien por acabar un maratón en 6, 7 u 8 horas cuando tiene el mismo mérito o más que quien lo hace en dos horas “

¿Se debería poner un límite de tiempo en los maratones? Eliud Kipchoge es de los que se posiciona completamente en contra porque cualquier maratoniano haga el tiempo que haga tiene valor al cruzar la meta y cumplir su sueño.

En un mundo en el que cada vez existe más radicalidad y polarización en las ideas sobre cualquier cuestión, el mundo del running no podía ser ajeno. Un debate recurrente enfrenta a los que defienden que se limite el tiempo en los maratones a los corredores lentos y los que defienden que da igual el tiempo en esa distancia y lo importante es ser finisher. En esa ‘guerra’ un mito del maratón como Eliud Kipchoge lo tiene claro: “Lo importante es correr, no importa cómo de rápido se haga”.

[Img #59507]

 

“Me encanta lo que hacen corredores que acaban en seis, siete u ocho horas. El maratón no es sólo competir, lo más importante en un maratón es que todo el mundo está corriendo. Corre el que acaba en dos horas y el que acaba en ocho horas. Están haciendo lo mismo. Completan la misma distancia, sienten la misma libertad, simplemente van a otra velocidad. Y el deporte sirve para encontrar el camino correcto en la vida, no sirve para ser rápido”, señala el mejor maratoniano de la historia.

El atleta keniata no cree que tenga más mérito ir rápido en un maratón que ir lento: “Alguien que termina un maratón, es capaz de lograr cualquier cosa en la vida y da igual la marca que haga. Para el rápido y para el lento exige mucha disciplin y un duro trabajo. En muchas ocasiones, de hecho, el sacrifico es mucho mayor para el que corre en seis o siete horas”.

“Correr duele pero es un dolor valioso”

Kipchoge lleva años trasladando el mensaje de que un mundo que corre cada vez más será cada vez mejor y cree que está calando se filosofía: “Estoy completamente convencido de que ese mensaje está calando. Mucha gente me ha visto y me ha escuchado a lo largo de estos años. Me gusta repetirle al mundo que la única manera de ser libre es hacer deporte. Cuando no haces deporte eres un prisionero; el deporte te da la libertad, paz interior, goce. Cuando te sientes libre estás en el mejor lugar posible, aunque todo falle a tu alrededor.Insisto para que todo el mundo lo pruebe”.

Para el legendario atleta keniata “correr duele, por supuesto, pero ese dolor es valioso. La gente a veces olvida el valor del dolor. Aprendes a través del dolor, aprendes desde el dolor. Es difícil afrontar el dolor cuando sabes que llegará, en un entrenamiento o en la vida, pero más tarde, cuando el dolor desaparece, aparece el éxito”.

Kipchoge es de los que piensa que de un supuesto fracaso siempre se sale más fuerte: “Nunca he dudado, nunca he variado mi plan. Para mí fallar, perder, es simplemente un desafío. Así es la vida. Hoy te despiertas y mañana quizá no. Como eres español estoy seguro que conoces a Ilia Topuria. Sigo su carrera, me gusta como luchador. Nunca lo he conocido personalmente, pero le sigo. Pues un domingo, precisamente viendo la UFC, encontré inspiración en este sentido. Un luchador se había preparado durante seis meses, llevaba mucho tiempo entrenando, y cayó noqueado en apenas unos segundos. Así es la vida. Hay que saber aceptarlo. No te puedes aferrar a lo que has hecho en el pasado, debes dejarlo ir y encontrar algo que te mueve y que te emocione de nuevo”.

El maratoniano keniata repite casi obsesivamente que “debemos hacer de nuestro mundo un mundo que corre. Porque un mundo que corre es un mundo feliz. Y un mundo feliz es un mundo en paz”.