Search
Close this search box.

Las Vies Verdes de Girona registran más de un millón de usuarios en 2023

La provincia catalana de Girona goza de ser uno de los mejores lugares para el turismo y, sobre todo, para la práctica del ciclismo. Su proximidad a la costa, su geografía variada y su clima mediterráneo la convierten en uno de los mejores destinos para los aficionados al cicloturismo.  

Recorrer las Vies Verdes de Girona es, con toda probabilidad, la manera idónea de conocer el territorio. Así lo corrobora el informe de ‘Datos sobre los usos de las vías verdes de Girona’, que indica que estas vías registraron un total de 1.141,951 usos durante el año 2023, lo que provoca un aumento del 1,25% con 11.955 usos más respecto al 2022. Del total de los usos, un 57% fueron a pie y un 47% en bicicleta.  

Estas rutas se plantean como una experiencia tranquila, a un ritmo suave y de conocimiento, de descubrimiento y de interacción con todos los pueblos y territorios por los que pasa el cicloturista. El gerente del Consorci de les Vies Verdes de Girona, Àngel Planas Sabater, explicaba que “lo que singulariza estos recorridos es que haya un organismo público que se encargue del mantenimiento, la gestión y la promoción de las vías”, cosa que favorece su conservación y que sean operativas desde su puesta en marcha. “Esta conservación hace que la población local se las hagas suyas y las use como movilidad cotidiana y sostenible, deportiva, ocio o salud”. Esto contribuye que los territorios y la gente local de los alrededores las interioricen y también las hagan suyas.  

El uso de estos caminos es constante y gradual durante todo el año y sobre todo en periodos vacacionales, que es cuando hay mayor afluencia de turistas. Planas Sabater aseguraba que “hay más afluencia de personas de mayo a julio y de septiembre a noviembre porque hay picos vacacionales turísticos que son importantísimos”.  

RUTAS EMBLEMÁTICAS

La ruta del Ferro i el Carbó de 18 kilómetros en la zona del Ripollès, que resigue el recorrido antiguo del tren que llevaba carbón, así como el eje Olot-Girona-Sant Feliu de Guíxols son dos de los itinerarios con más usuarios, tanto turistas como población local.   

El eje entre Olot y Sant Feliu de Guíxols de aproximadamente 100 km está formado por dos vías muy transitadas, la del Carrilet I y Carrilet II, las cuales atraviesan tres comarcas y 12 pueblos. A través de todas las rutas se puede conocer a fondo el territorio de Girona y su historia como, por ejemplo, con la vía del Tren Petit o la ruta Termal. Esta que tiene 14,8 km permite recorrer el municipio de Caldes de Malavella y conocer uno de sus símbolos de identidad, el agua termal con sus Termas Romanas o balnearios.