Search
Close this search box.

Oihana Kortazar, la incansable corredora de trail, más fuerte que nunca al borde de los 40

Oihana Kortazar, la atleta vasca de 39 años, encara otra de las pruebas de trail running del completo calendario que se ha marcado para esta temporada. La prueba en la isla de Madeira del circuito Sky Runner World Series dónde ahora mismo ocupa la 3ª posición. Será su primera participación en este evento de la isla portuguesa a pesar de que ella ya sabe lo que es hacerse con el oro en el circuito de la Copa del Mundo de Skyrunning (ganó en 2011), Oihana afronta este nuevo reto con la misma determinación y pasión que la han caracterizado a lo largo de su trayectoria.

Estando a las puertas de cumplir 40 años, su cumpleaños es a finales de junio, la vasca de Elgueta se siente en un momento dulce de su carrera, con la sensación de haber encontrado el equilibrio perfecto entre su faceta de atleta de élite, madre y trabajadora. Comenta a MARCA que “por cosas que están pasando últimamente, siento que estoy en la mejor etapa de mi vida, de momento no noto ninguna señal en mi cuerpo que me indique que las cosas vayan a peor, que no es poco. Estos 40 a mí me parecen los nuevos 20”, afirma entre risas.

Oihana es titulada en dirección y administración de empresas y en 2008, cuando empezó con las carreras de montaña, compaginaba su trabajo en el ámbito de los recursos humanos y contabilidad, con los entrenamientos. Después de ser madre en 2010 y 2014, la deportista decidió en 2017 emprender su propio negocio, dando clases de Hiit (trabajo interválico de alto impacto) y de K-Strecht (entrenamiento postural), algo que es su ocupación laboral actual compaginada con los entrenamientos diarios.

Kortazar, en el Campeonato de Europa

Kortazar, en el Campeonato de EuropaRFEA-@josemiguelmunoze

Combinar tantas facetas no es tarea fácil, pero Oihana lo tiene claro: “El deporte me da la vida, es mi parcela de conexión conmigo misma”. Ella le ha puesto nombre a ese bienestar que le produce correr, lo denomina “menditerapia” (en Euskera Mendia significa monte). Esta terapia de pasear o correr por la naturaleza es lo que le ha permitido mantener su alto nivel competitivo, logrando victorias como el Campeonato de España de Trail o siendo la vencedora en dos ediciones de la Zegama Aizkorri.

De cara a la temporada 2024, la deportista residente en Mutriku ha planificado su calendario completo pero realista, priorizando pruebas que le apasionan como las del circuito Skyrunning, donde espera destacar. “Sigo pensando que las distancias medias son las que más me gustan, no me llama tanto la ultradistancia. Que sean 30 km y si se acercan a los 42 o llegan a los 50, pues casi mejor.”, confiesa. Uno de los motivos que estas sean sus distancias preferidas es que le gusta correr de día, afirma que “no quiero que en carrera se me haga de noche, psicológicamente para mi correr de día es la clave ya que por mucho que me guste el monte, no le encuentro mucho sentido correr a oscuras”.

Cita a ciegas con Madeira

La prueba reina de Madeira, 45 km con 3.600 m de desnivel positivo, es un nuevo desafío para Oihana, un evento que aún no conoce pero que espera afrontar con su característico estilo: “No me informo mucho de las carreras, prefiero adaptarme a lo que me vaya encontrando sin tener expectativas previas que me hagan pensar más de la cuenta”. Con su capacidad de adaptación y su experiencia en terrenos exigentes, verticales y húmedos, Kortazar se perfila como una de las grandes favoritas para brillar en la Madeira Skyrunning dónde a falta de media temporada es tercera.

Otros eventos destacados en los que tiene previsto participar son la UTMB del Mont Blanc y la prueba de Sierre Zinal. Ha descartado los eventos de las Golden Trail Majors, por la cantidad de pruebas en América y Asia por motivos de logística familiar pero se ve fuerte para conseguir una buena clasificación en el circuito de Sky Runner World Series de las que ya ha corrido esta edición la Acantilados del Norte (La Palma) y la Sky Race Gorges du Tarn (Francia) en la que venció.