Search
Close this search box.

“Soy uno de esos hipócritas que criticaba las zapatillas con placa de carbono hasta que a mí me han dado el modelo con más retorno de energía del mundo, tienen hasta con una cresta en la punta que abre botellas de cerveza…”

extremesportsweb.com


Domingo, 02 de Junio de 2024

Karsten Warholm , una de las mayores estrellas del atletismo, reconoce que no creía en esta tecnología hasta que le ha dado a él ventaja y ha dejado de criticarlas

“Soy uno de esos hipócritas que criticaba las zapatillas con placa de carbono hasta que a mí me han dado el modelo con más retorno de energía del mundo, tienen hasta con una cresta en la punta que abre botellas de cerveza…”

El plusmarquista mundial de 400 vallas ha tenido que recular en sus críticas a las zapatillas con placa de carbono tras recibir el mejor modelo del mercado…

Karsten Warholm, plusmarquista mundial de 400 vallas y una de las grandes estrellas mundiales del atletismo, era hasta hace muy poco tiempo uno de los más críticos con la llegada de la tecnología de placa de carbono al considerar que eran “una ventaja injusta”, pero el tiempo le ha hecho cambiar radicalmente de idea y defender que estaba equivocado.

“Es verdad que fui muy crítico y llegué a decir que las zapatillas de mi principal rival actuaban como un trampolín y debían ser prohibidas. Ahora yo llevo las mejores del mercado y estoy muy feliz por todo lo que me dan”, apunta el atleta noruego.

Warholm ha tenido que asumir la realidad que no quería ver: “Soy el mayor hipócrita del mundo. No puedes ser el único que no aproveche ese salto hacia adelante. Ya es imposible retroceder. Cuando miras el mundo actual es imposible evitar la tecnología. Soy un tipo de chico de la vieja escuela y me resistía. Me ha llevado tiempo aceptarlo pero también he tenido que reconocer que tiene algunas cosas buenas”.

[Img #59515]

“No puedes ir contra la tecnología”

Warholm pone el ejemplo de “las pistas de atletismo de ceniza a las actuales. Otros también se resistieron pero nadie ahora querría volver a esas pistas antiguas”.

El atleta noruego cree que las marcas ya no tienen tanto valor como hace unos años y se están inflando pero también ha generado un nuevo aspecto “Un día hablaba con Jonathan Edwards, plusmarquista mundial de triple salto,  y me reconocía que las equipaciones de ahora son incomparables con las de hace una década y se está viendo una inflación en las marcas personales pero al mismo tiempo, ha creado mucho interés que faltaba en el deporte. Veo algo bueno y malo. En este momento, cuando hay igualdad de condiciones, los aspectos positivos pesan más que los negativos”.

La confesión de Warholm se produce mientras se prepara para correr con la nueva súperzapatilla de Puma. Se trata de la Berserker. La placa frontal de esta zapatilla es de gran tamaño, tiene crestas muy profundas y, curiosamente, una extensión del dedo al final. Lo más importante es que también tiene espuma que, según Warholm, es muy rápida y rebota.

Sirven hasta para abrir una cerveza

“Puma tiene ahora la mejor fórmula para producir espuma. Me sorprendería que alguien tuviera un mejor retorno de energía. La tecnología de la placa de carbono es mejor que en Tokio y hemos entrenado mi cuerpo para correr con estas zapatillas. Estoy luchando por ver lo que nos falta. Sin entrar en detalles, veo algunas cosas que habría mejorado en el lugar de mis oponentes. ahora soy yo el beneficiado y estoy encantado”, reconoce el atleta noruego.

Warholm explica el raro diseño que ha estrenado: “Cuando aterrizas, quieres que la espuma se comprima y que tu pantorrilla se mueva sobre el centro de gravedad y luego se suelte. Las crestas están ayudando a ese movimiento. Me muestra que puedes tomar la tecnología y hacerla aún más extrema”.

[Img #59514]

LINK AL VÍDEO

Los escépticos aún no están convencidos e incluso han sugerido que la aleta del dedo del pie podría hacer que Warholm tropezara. ¿Su respuesta? Publicar un video divertido en Instagram , insistiendo en que él y Puma habían investigado y mostrándolo usando la puntera para abrir una botella de cerveza antes de beber de ella.