Search
Close this search box.

Un bombero asturiano bate el récord mundial de 400 metros de su grupo de edad con una increíble marca que firmarían muchos atletas de elite

extremesportsweb.com


Lunes, 08 de Julio de 2024

Ricardo Menéndez descubrió el atletismo hace una década tras brillar en el motocilismo y ya piensa en apuntarse al Campeona de España absoluto para probarse ante los mejores de la distancia en categoría elite

Un bombero asturiano bate el récord mundial de 400 metros de su grupo de edad con una increíble marca que firmarían muchos atletas de elite

Correr en poco más de 48 segundo la vuelta a la pista de atletismo es una hazaña para cualquier corredor, pero si lo haces con 45 años como Ricardo Menéndez se convierte en una barbaridad.

Hace una década a Ricardo Menéndez le pillaba muy lejos eso del atletismo. Nunca se había interesado por calzarse las zapatillas de running. Ahora con 45 años es el atleta que más rápido ha corrido en la historia la distancia de 400 metros. La marca que consiguió el pasado fin de semana en el Campeonato de España máster es increíble, ya que es de tanta calidad que la firmarían muchos atletas de elite.

[Img #59786]

Ricardo Menéndez González paró el cronómetro en 48.55 segundos. El gijonés voló por la pista aventajando al segundo en cuatro segundos, una diferencia abismal en una sola vuelta a la pista.

Ricardo es un bombero asturiano que nunca pensó que llegaría tan lejos en el atletismo: “Desde pequeño iba corriendo a los sitios, pero no me dedicaba al atletismo, jugaba al fútbol y también participaba de vez en cuando en alguna carrera escolar. Siempre quedaba en los primeros puestos aunque no entrenaba”.

“Un día sin haber entrenado nunca hice 54 sedundos en un 400”

Hasta los 35 años  su mayor vinculación con el deporte estuvo en el motociclismo, en el que compitió alrededor de diez años logrando incluso títulos nacionales y venciendo en varias carreras. Su dedicación al atletismo llegó un poco por casualidad: “Un día estaba con unos amigos en el Grupo y decidimos ver en cuanto tiempo dábamos una vuelta a la pista gijonesa de Las Mestas, vinimos y yo la hice en poco más de 54 segundos. Allí estaba Solís, el entrenador de velocidad del Grupo, y me propuso empezar a entrenar”.

En el Nacional máster de atletismo se sintió muy confiado aunque “al principio tenía muchos nervios. En los entrenamientos ya venía viendo que podía hacer una buena marca, pero no me gusta decirlo para no parecer un fanfarrón, solo lo pienso para mí”.

[Img #59787]

Ricardo tenía clara la estrategia que debía utilizar: “Sabía que al principio tenía que salir muy fuerte, sin mirar a los lados, hasta los 200 metros, cuando empieza la curva; sabía que tenía que seguir apretando para que a los últimos 100 metros de recta consiguiera llegar con la mayor fuerza posible”.

“Entré en meta y estaba mareado, sin poder hablar…”

El gijonés describe la sensación que tuvo al llegar a meta y ver el cronómetro: “Cuando entras y miras el tiempo, es una pasada, la gente gritando… Pero tú estás mareado, sin poder hablar… Es una de las pruebas más duras a nivel fisiológico del atletismo”.

El corredor compagina los entrenamientos con su oficio de bombero del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) en el parque de Villaviciosa, pero admite que el máximo rendimiento tiene un coste: “Mi trabajo me permite entrenar. Entreno gente para oposiciones, pero sí que es verdad que sacrifico mucho mi vida personal o social,  quiero salir a comer o beber con mis amigos y familia, pero no siempre puedo. También tengo una hija de 16 años y viene a los viajes conmigo. Aprovecho esos momentos para estar con ella”.

Este récord destroza el anterior establecido por el reconocido atleta Allen Woodard (atleta que ahora compite en “M55”) en 49.09′ segundos y establece una nueva marca que parece muy complicada de superar. De igual manera, el asturiano rompe su propio récord personal, conseguido en los 400 metros, pero en la categoría de menos de 40 años (“M40”), cuando paró el tiempo en 48.83 segundos. A partir de ahora, el corredor gijonés pretende seguir entrenando para superar ese récord y conseguir otros objetivos: “Me gustaría lograr varias cosas. Quiero acceder al récord del mundo de pista cubierta en esta categoría. El mayor reto sería poder intentar una repesca para un campeonato absoluto (donde compiten todas las edades) y ya, más adelante, poder flirtear con los 800 metros, que sé que puedo conseguir buenas marcas”.