Search
Close this search box.

Un runner millonario se cansa de que “el Marat贸n de Boston haga el rid铆culo con la verdadera ganadora de 2014” y le paga de su bolsillo los 75.000 euros del premio al triunfo

extremesportsweb.com


Viernes, 17 de Mayo de 2024

Doug Guyer es un enamorado de la Marat贸n de Boston y cuando se enter贸 de lo que estaba viviendo desde hace 10 a帽os la atleta keniata Buzunesh Deba decidi贸 arreglar el problema r谩pidamente

Un runner millonario se cansa de que “el Marat贸n de Boston haga el rid铆culo con la verdadera ganadora de 2014” y le paga de su bolsillo los 75.000 euros del premio al triunfo

Hace diez a帽os Buzunesh Deba acab贸 segunda en la Marat贸n de Boston pero posteriormente se supo que la ganadora Rita Jeptoo era una tramposa. Hasta hace unos d铆as no se hizo justicia con ella.

Un millonario runner estadounidense se ha cansado de la injusticia que estaba cometiendo la Marat贸n de Boston con una atleta keniata desde hace 10 a帽os y ha decidido acabar con “una injusticia” y pagar de su bolsillo el premio que se merec铆a.

En octubre de 2016, Buzunesh Deba recibi贸 una llamada telef贸nica que le cambi贸 la vida inform谩ndole que era la ganadora del Marat贸n de Boston de 2014 . La ganadora inicial, Rita Jeptoo, hab铆a sido descalificada por dopaje, lo que convirti贸 a Deba en campeona. Esta correcci贸n de los libros de r茅cords tambi茅n signific贸 que Deba ten铆a derecho a un sueldo sustancial: 75.000 euros por la diferencia entre el primer y el segundo puesto, as铆 como una bonificaci贸n de 25.000 euros por batir el r茅cord femenino en un tiempo de 2:19:59.

[Img #59403]

“La Marat贸n de Boston tiene una pol铆tica rid铆cula”

Sin embargo, como inform贸 el Wall Street Journal el mes pasado, la corredora et铆ope hab铆a estado esperando su premio en met谩lico durante una d茅cada. Los funcionarios de la Asociaci贸n Atl茅tica de Boston, que organiza el Marat贸n de Boston, le dijeron a Deba que no pod铆an pagarle hasta que hubieran reclamado el dinero del premio a Jeptoo.

Deba todav铆a estar铆a esperando si el asunto no hubiera llegado a conocimiento de un hombre de negocios del 谩rea de Filadelfia y fan谩tico del marat贸n de Boston desde hace mucho tiempo. Doug Guyer reaccion贸 cuando ley贸 el impago de Deba y decidi贸 tomar el asunto en sus propias manos. Guyer decidi贸 pagar a Deba 75.000 euros y le dijo al WSJ que considerar谩 enviarle el bono de 25.000 euros si la Marat贸n de Boston no lo hace.

La historia tambi茅n galvaniz贸 a otros lectores, y se habl贸 de iniciar una campa帽a de financiaci贸n colectiva para aumentar los premios de Deba, pero ella pens贸 que un esfuerzo comunitario como ese har铆a demasiado dif铆cil pagar a todos si la BAA finalmente cumple.

Guyer dijo a Wall Street Journal que retrasar el pago al corredor limpio hasta que la carrera recupere el dinero del atleta descalificado es una 鈥減ol铆tica rid铆cula. Simplemente haz lo correcto y luego, si tienes que recurrir a abogados para recuperarlo, d茅jate caer. Simplemente no le des la responsabilidad al que termina en segundo lugar”.

“Para m铆 esto es un milagro”

鈥淧ara nosotros es un milagro. Es un cambio de vida, mucho dinero. Estuvimos esperando tanto鈥,聽 dijo Deba sobre la inesperada beneficencia de Guyer.

La mujer de 36 a帽os dijo que planea usar el dinero para sus dos hijos y financiar su regreso a la 茅lite; Actualmente no est谩 patrocinada y compra hasta sus propias zapatillas .

Si bien es cierto que la BAA est谩 siguiendo pol铆ticas dictadas por los principales grupos organizadores del deporte en su b煤squeda de los premios en met谩lico de Deba, el WSJ confirm贸 con un portavoz de World Athletics que no existe ninguna norma que impida a la organizaci贸n pagarle lo que le corresponde “en t茅rminos puramente de forma voluntaria”.

Cuando se le pregunt贸 a Deba sobre la pr谩ctica de no pagar a los subcampeones hasta que se recupera el dinero del premio de los atletas descalificados, habl贸 de los meses de entrenamiento y viajes que los corredores de 茅lite invierten en cada competici贸n. 鈥淓s nuestra sangre. Es nuestro sudor. Nos preparamos muy duro. Tienen que cambiar la regla”, dijo al WSJ.