Search
Close this search box.

Un traspié a 200 metros de altura le deja sin el récord mundial de cruce en cuerda floja

Jaan Roose cruzó el estrecho de Mesina, que une la isla de Sicilia y la Italia continental, sobre una delgada cuerda de 1,9 centímetros de ancho, situada a 200 metros por encima del mar. Perseguía el récord de completar la mayor distancia. 

Empezó en Santa Trada, Calabria, y terminó en Torre Faro, Sicilia. El slackliner estonio tardó tres horas en cubrir los 3.600 metros entre estos dos puntos. La cinta de slackline unió dos viejos postes del tendido eléctrico de distintas alturas, lo que exigía una precisión milimétrica para andar sobre ella. 

Roose, de 32 años, logró anotarse el recorrido más largo en slackline ya que el anterior era de 2.170 metros. Su hazaña no quedará como récord mundial porque no lo completó del tirón. Se cayó a 80 metros del final. Tras una breve pausa en la cinta y beber un poco de agua que llevaba en la mochila, Roose recuperó la verticalidad sobre la cuerda. Prosiguió su camino para ser el primero en cruzar de este modo el estrecho de Mesina. 

Jaan Roose caminó sobre una ‘cuerda floja’ revestida de luces LED a más de 200 metros de altura

“Me siento ‘jaantastic’, estoy superfeliz, un poco cansado y agotado. He hecho historia. Fue una larga caminata, llena de sorpresas de principio a fin. Tuve algunas dificultades, pero el tiempo acompañó. Esperaba más viento”, comentó tras acabar su travesía. 

Roose, al que su dominio de la cuerda floja le ha permitido actuar de doble en algunas películas como Assassin’s Creed, ha sido tres veces campeón del mundo de slacklining (así se conoce el deporte de  equilibrio sobre una cinta) y el único en realizar un doble backflip (voltereta hacia atrás) sobre una cuerda floja. 

Hace un año se le pudo ver sobre una ‘cuerda floja’ de 150 metros revestida de luces LED a más de 200 metros de altura, uniendo las imponentes ‘Katara Towers’ en Doha.